Los personajes no jugadores

Todos nos ponemos tristes cuando muere un personaje nuestro o el de un compañero de campaña. Nos gusta verlos crecer, mejorar, hacerse más maquinorras. No es lo mismo cuando tiras tú primer misil mágico que cuando tiras tú primera bola de fuego. Pero y los pnj’s, también tienen su corazoncito, (aunque sea negro y pequeño, ¿dónde habré leído esta frase antes?).

En realidad creo que hay alguien que a veces se pone triste (¡he dicho sólo a veces!) cuando muere uno de sus chicos, el master. Después de estar 3 horas pensando como va a ser ese pnj protagonista o también llamado “el pnj”, los master se acostumbran a que mueran de la manera más tonta.

Pero, ¿qué es un pnj? Pues un pnj es un personaje no jugador. Son los actores secundarios, el atrezzo. Si tienes un árbol que no se mueve, no es un pnj, es decorado. Si este árbol habla y tiene personalidad, es un personaje que no controla ningún jugador, es un personaje del master o también llamado pnj. Los pnj’s son necesarios e imprescindibles, son la historia en sí. Si no tenemos una princesa que rescatar ni al malo que la ha secuestrado nos quedaremos con un grupo de valientes pj’s dispuestos a cumplir una misión en una torre vaciá. Pero claro que en esto consisten la partidas de rol, matas a los bichos (pnj’s según tenga algo de raciocinio), hablas con los lugareños de la aldea de turno (difícil que no sean pnj’s), el rey que te da la misión (otro pnj). En definitiva, un pnj es cualquier cosa que se mueva que haga algo y que esté viva o no muerta.

También hay que diferenciar entre los pnj’s que necesitan tener una descripción más o menos trabajada, características y habilidades propias y los pnj que no necesitan tener nada más que la apariencia necesaria y la forma de comunicarse con los pj’s o sólo su apariencia.

Ejemplo surrealista:

Introducción del master en esta trama: “Eres una chica (la pj), vistes una túnica roja (¡cuidado! peligro de magia latente) con la capucha puesta y en tú mano derecha llevas una cesta con vete tú a saber que ingredientes llevaras ahí.

Vas caminando por el bosque (el escenario principal de esta trama). A veces vas cantando y dando saltitos de contenta por la misión que tienes.

Cuando de repente, fallas la tirada de sorpresa por lo que no puedes reaccionar y te tragas el encuentro, al girar un recodo te encuentras de cara con un lobo (¿bicho sin importancia o pnj?). Te gruñe y ves que tiene los dos ojos rojos y que te enseña sus poderosas fauces. En esto que deja de gruñir y que su mirada denota inteligencia (quizás sea un pnj). Te mira y te pregunta: ¿dónde vas con esa cestita, Caperucita? (va a ser que es el pnj malo principal).” …

Existe también el caso típico y conocido del pj que tiene que convertirse en pnj porque el jugador no ha venido a la partida, en este caso la tradición manda que dicho pnj’s no sobreviva a la partida. Y otro caso más raro aunque también utilizado es el pnj que se entrega a un jugador temporalmente o hasta que muera.

Tengo que añadir para finalizar que no a todos los pnj’s los controla el master. Los pj’s pueden tener sirvientes, familiares, escoltas o una banda de ladrones que al fin y al cabo son pnj’s que en más o menos medida puede y debe limitar el master.