¡ Feliz cumpleaños mis hobbits !

Quiero felicitar a los señores Bilbo Bolsón y Frodo Bolsón por su cumpleaños. Hoy cumplen cada uno la edad de ni se sabe. Espero que no se pasen con el aguamiel en su fiesta de cumpleaños allá por Valinor. Espero que a Bilbo se le haya pasado ya el cabreo por haber perdido el anillo aquel. Y que los Valar los guarden en … esto … allí donde sea que estén.

BricoPJ, hágaselo usted mismo

La ilusión de todo master es que los jugadores se hagan los personajes ellos solitos, a veces incluso lo consiguen. En algunos juegos se pueden crear los personajes en apenas 15 o 20 minutos y en otros mucho más. El método estándar más rápido que existe es el de coger un personaje muerto, cambiarle el nombre borrarle los puntos de vida negativos y a funcionar. Este método suele producir hermanos gemelos o sixtillizos, pero esto ya sería algo parecido al Paranoia. Cojamos una superficie lisa(puede valer una mesa), una hoja en blanco, una hoja reglamentaria para pj’s del juego, una goma, un lápiz, olvidemos la tentación de usar un bolígrafo, un master paciente y por supuesto unos tirafondos.

Lo que suelen decir los libros de reglas es que se escoja una raza, después se generen las características y después se escoja la profesión y habilidades. No quiero decir que sean el 100% de los casos pero lo que suele hacer el jugador es llevar la raza y profesión ya pensada y por supuesto como va a ir vestido y equipado. Casi siempre se suele plasmar la idea del jugador en la hoja del personaje pero no siempre es así, ¿quién tiene la culpa? Por supuesto las tiradas. Ya dije una vez que para eso están los dados, para hacer del juego … un juego.

Empecemos por el principio. Raza, genero, color de ojos, piel y pelo, altura y peso. Algunos de estos rasgos suelen venir predefinidos por la raza o país de procedencia. La profesión, ya veremos la que se puede coger. En casos raros y recónditos el jugador lleva un nombre para el personaje ya pensado, aunque siempre está el sistema de coger las letras que componen el nombre al azar. Sobre la creación del nombre creo que hay para llenar varios post, así que lo dejo aquí.

Normalmente los libros de reglas recomiendan sistemas para obtener las características. Repartiendo una serie de puntos o tirando y sumando un mínimo. A mi personalmente el sistema de reparto de puntos no me convence porque suele llevar a personajes con las características principales altas y las demás sin la posibilidad de sobrepasar la media. En general sugiero reducir al mínimo las restricciones sobre las tiradas. Cuando el juego lo permite prefiero asignar las tiradas después de haberlas hecho y no por el orden en el que vienen en la hoja de pj. En Warhammer, por ejemplo, esto no es posible ya que sus características se consiguen con tiradas de dados distintas. Lo que hago normalmente es ofrecer al jugador la posibilidad de hacer 3 columnas de tiradas y después quedarse con la mejor o la que más guste. Cuando la tirada se realiza con un número de dados siempre dejo uno más para elegir los mejores y eliminar el peor, por ejemplo 3d6 lo dejo en 4d6. En sistemas de un dado como el Rolemaster aplico una tirada de 1d100. Y se tiran 3 columnas. Si hay 6 características se tira el/los dados 18 veces y cuando son 10 características, pues eso, 30. Naturalmente los jugadores entrenados en el arte de los dados y sobretodo los jugadores ambidiestros con dos juegos de dados tardan menos. Estos métodos reducen la posibilidad del descontento del jugador, lo que puede producir un futuro pnj por incomparecencia. Una vez tenemos la columna de tiradas buena ofrezco la posibilidad, según el juego, de sustituir las dos tiradas peores por el mínimo en las características principales, lo que no siempre conviene. Hay que usar el sentido común y evitar la tentación de recargar estos sistemas con mezclas raras entre distintos métodos.

Una vez asignadas las características definitivas ya se puede confirmar la profesión o escoger la que se pueda. La colocación de tiradas de salvación, bonus al golpear, puntos de vida, etc, valores en general procedentes del calculo de diversas formulas con las características.

Después de escoger la profesión se suele tener una base de habilidades o pericias. Si el juego lo requiere habrá que repartir puntos entre las habilidades. No creo que haya un método sobre esto, simplemente el jugador decidirá por donde quiere llevar su pj. Sobre la elección de equipo, armas y magia hablaré en otros post específicos sobre las distintas profesiones típicas.

En algunos juegos o algunos master prefieren dar un equipo base para todos los jugadores y un poco de dinero para completar. Otras opciones son las de darle a los pj’s un taparrabos, un cortaplumas y dinero según su profesión y clase social para equiparse a discreción y con las limitaciones propias del lugar de procedencia, donde se supone que compra, roba o hereda su equipo.

Sobre la interpretación y descripción de cada personaje no hay nada escrito. Para rematar el personaje algunos master piden y otros exigen a sus jugadores una historia introductoria del personaje con sus origenes y sus razones para llegar al punto donde empieza sus aventuras y desventuras.

Sobre el empleo de los tirafondos en los juegos de rol hay estudios secretos hechos pero ninguno ha llegado a ninguna conclusión en condiciones. Aunque los pj’s carpinteros tienen habilidades que les permiten hacer cosas extraordinarias con ellos.

Las figuras de plomo

Hoy quería postear sobre una parte de los juegos de rol que quizás es lo que más imagen friki nos proporciona a los roleros. Posiblemente sea el eslabón no perdido entre los juegos de rol y los juegos de estrategia del tipo Warhammer Fantasy y 40K, Mordheim, Necromunda y no me dejo mi querido Blood Bowl.

La utilidad de las figuras de plomo usadas en los juegos de rol consiste en dar a los jugadores y master una idea de la situación táctica en la que se encuentren, sobretodo en los combates. Lo habitual es que cada jugador escoja una figura entre las disponibles, a ser posible que se parezca al personaje y todas del mismo tamaño y escala. Aunque también se usan para situar a los pj’s en el mapa para saber donde se encuentra. En ocasiones el master pide a los jugadores que sitúen el orden de marcha, cuando recorren un camino, o en cualquier situación. Cuando el master pide la colocación de las figuras de plomo es el momento de pensar que no se está solo. Esto suele pasar como ya he dicho antes al caminar en bosques, cuevas o cualquier sitio, al acampar para descansar o dormir, o incluso al tomar un aguamiel en una taberna.

¿Para que sirven las figuras de plomo? Antes he dicho que era para hacerse una idea de la situación, era una forma sencilla de expresarlo. El problema que se encuentra el master muchas veces es el de convencer a algún jugador concreto de que no está a la distancia necesaria para llegar y golpear o disparar a un objetivo. Si todas las figuras son del mismo tamaño y se establece una escala razonable, se puede medir las distancias entre figuras y calcular la distancia real en proporción a lo medido, otra opción es usar las figuras sobre mapas de hexágonos lo que facilita más las mediciones.

Vista la parte práctica de las figuras de plomo toca hablar de lo que se puede considerar un hobby dentro la afición a los juegos de rol, el pintado y manipulación de las figuras de plomo. Aunque la realidad muestra que lo habitual es no pintar las figuras, por no saber o por falta de tiempo, algunas veces se puede usar la frase adaptada libremente de cierta película: “En ocasiones veo figuras de plomo pintadas”. No voy a poner un tutorial de pintado y tampoco puedo decir lo que recuerdo ya que hace ya algún tiempo pintaba figuras pero últimamente uso las grises color plomo y no quiero causar confusión. Lo que en la antigüedad eran figuras 100% plomo y algunas de plástico, hoy en día las figuras de plástico tienen más calidad y detalle, en el caso del plomo ya no es 100%, se usan alguna aleación y resina que hace las figuras más manejables y manipulables. No todo consiste en pintarlas, también se las puede customizar, cambiarles un arma o la cabeza, aplicable a partes o miembros de la figura que sobresalgan y se puedan cortar fácilmente con una cuchilla o cutter.

No puedo terminar sin hablar de como sobrevivimos los roleros cuando no hay figuras de plomo disponibles. Lo normal es usar dados que no se suelan utilizar, piedrecitas, piezas de ajedrez o cualquier cosa de un tamaño adecuado. Y que master no se ha visto en el apuro de no tener la figura de un dragón y ha tenido que  sustituirla por la de un troll o nazgûl que diera el pego. Por último debo reconocer que la tecnología avanza y podemos dar gracias a los dioses por el descubrimiento de las pizarras blancas con rotuladores de tinta no permanente y borrable con un trapo o la mano.