¿Por qué ser amigos cuando nos podemos masacrar?

Este post va dirigido sobre todo a los master. Siempre intentando dar coherencia a las partidas o campañas. A veces pasa, ejem, o mejor dicho nos pasa que se nos olvida que los pj’s mejor tendrían que morir (si llegara el caso, claro) por muerte laboral típica de pj´s, o sea:

  • caída tonta de mago al que se le olvidó como era aquello de la caída de pluma
  • olvidarse de que lo de nadar con la armadura más gorda que se pueda no suele llevar necesariamante a la supervivencia
  • hemorragia
  • pedazo crítico
  • causas naturales… de la naturaleza, como la el abrazo del oso, mordisco de oso, mordisco de cocodrilo o también podría servir cualquier cosa hostil que suela hacer un dragón.

Como decía a veces se nos pasa que los pj’s pueden morir como sea, menos entre ellos. Con mantener un poco de coherencia con el mundo en el que se juegue se podría evitar ciertas situaciones sin otra salida que la muerte de algún pj o desperdigar al grupo y hacer otro. Ejemplos prácticos:

  • ¿Elfos con orcos?, Si, ya sé que últimamente hay juegos en los que los orcos son “buenos”, pero siempre me acordaré de como creo Morgoth a los orcos partiendo de unos pobres eldar desprevenidos. ¿O eran champiñones?
  • ¿Un legal-bueno con un caótico-malvado?, bueno en realidad si el caótico-malvado finge ser bueno no tendría que pasar nada.
  • ¿Un melnibonés con un pantangiano?, la verdad es que en Stormbringer o Elric lo más fácil era juntar a todo el grupo del mismo país.

Moraleja: mejor un buen grupo unido que 2 o 3 pj’s medio muertos o con graves secuelas.

Un comentario sobre “¿Por qué ser amigos cuando nos podemos masacrar?”

  1. ahora tengo una partida con un Uruk “bueno” una elfa y dos humanos, uno de los cuales es maga y el otro odia la magia… Han sobrevivido la 1º partida, pero no se que mas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *